Banner
Cerca del principal centro termal de América
Dique Frontal: oasis santiagueño de relax y diversión
Alejada de las grandes urbes, esta obra de ingeniería hidráulica es protagonista de una propuesta turística de esparcimiento, en el centro de la región Norte de la Argentina. Ideal para la pesca de dorados y la práctica de deportes náuticos, dista apenas cuatro kilómetros de las Termas de Río Hondo.

 

Construido a mediados del siglo XX para la contención de aguas, generación de energía eléctrica y riego en áreas semiáridas del Noroeste argentino, el Dique Frontal de Santiago del Estero se posicionó de inmediato como uno de los oasis provinciales más elegidos por el turismo local y extranjero. Un destino que recibe visitas los 365 días del año, quizás por su cercanía a uno de los centros termales más importantes del país.

Rodeada por un paisaje de bellezas naturales y beneficiada por un microclima de cálidas temperaturas, la represa es el pesquero recomendado para los amantes del pique por su riqueza ictícola. Los ejemplares más comunes son los dorados, bogas, bagres, sábalos y pejerreyes. En los alrededores, existen clubes y empresas en las que se contratan guías, embarcaciones y equipos.

El Dique Frontal, distante apenas cuatro kilómetros de las Termas de Río Hondo, es también sede de importantes competencias náuticas y regatas. Esta obra de ingeniería hidráulica forma un lago de más de 30 mil hectáreas y 19 kilómetros de largo, en la que es habitual la práctica de actividades como esquí acuático, remo, windsurf, buceo y paseos en canoa o barcas a pedal.

Oasis de tranquilidad
Sobre los márgenes de este lago que forma el Dique Frontal existe una completa prestación de servicios al turista. En la zona residencial Villa del Lago, se ofrecen desde campings organizados para los que buscan opciones al aire libre, hasta complejos hoteleros y spa de primera categoría para los viajeros más exigentes.

En ambos casos, se disfruta de parquizaciones y áreas de parrillas para la degustación del típico chivito santiagueño. Un sitio en el que se respira aire puro e invita a la realización de caminatas, ejercicios físicos y la contemplación de la naturaleza para recuperar las energías perdidas.

Características
Las obras de construcción del Dique Frontal comenzaron en 1958 y recién se pusieron en marcha 10 años más tarde, mediante la contención de aguas de los diversos cursos que provienen de la vertiente oriental de las sierras tucumanas del Aconquija y de las Cumbres Calchaquíes. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios