Banner
Itinerario turístico por el Valle de Calamuchita, Córdoba
Playas y aventura en el verano de La Cumbrecita
Situado a 125 kilómetros de la Capital cordobesa, es el primer poblado de la Argentina exclusivo para peatones. Rodeado por las Sierras Grandes, posee construcciones alpinas y sorprende al viajero con un bosque de abedules y ollas de agua para el relax. Entre las propuestas, hay arborismo, trecking, pesca y cabalgatas.



En pleno centro de la Argentina, la provincia de Córdoba alberga numerosas propuestas turísticas para esta temporada estival, entre las que se destaca un itinerario de aventura que recorre por completo el Valle de Calamuchita. Un circuito de altura que une a un conjunto de poblados con raíces inmigrantes, entre los que se encuentra La Cumbrecita.

Beneficiada por el buen clima que caracteriza a esta región argentina, el pueblo se sitúa en el centro oeste de Córdoba. Un área que concentra cascadas, arroyos, bosques y cerros, en los que se practican todo tipo de actividades deportivas, como trecking, pesca, tirolesa, parapente y safaris fotográficos. Ideal para el descanso en familia o con amigos, con propuestas para todos los gustos y edades.

Un desafío a pie
Ubicado a 1.450 metros de altura, el poblado de La Cumbrecita -distante poco más de una hora de la Capital cordobesa- se eleva en un pequeño valle custodiado por las Sierras Grandes. Un destino de tranquilidad por excelencia, en el cual está prohibido el ingreso con vehículos y todos los circuitos turísticos están pensados para recorrerlos mediante caminatas, mountain bike o cabalgatas.

En un equilibrio perfecto entre naturaleza y civilización, La Cumbrecita y sus alrededores fueron declarados Reserva Natural de Uso Múltiple. Un destino serrano rodeado de típicas construcciones alpinas que se conjugan con el entorno, en el que se encuentra una completa infraestructura de servicios.

Tierra de inmigrantes
Hasta principios del siglo XX el área que hoy se constituye como La Cumbrecita carecía de árboles, caminos y puentes que facilitaran el ingreso a través de los ríos. Fue recién en 1934 cuando el alemán Helmut Cabjolsky y su familia decidieron adquirir un lote en estas tierras cordobesas, comenzaron la forestación y la construcción de accesos que finalmente derivaron en la creación del pueblo. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios