Banner
Clásicas, gourmet y al mejor estilo campo
Picadas argentinas para compartir a toda hora
Una de las tradiciones gastronómicas de la Argentina son las picadas que anteceden a un asado o sirven como excusa perfecta para reunirse con amigos. Se sirven en tablas que comparten todos los comensales y suelen acompañarse con algún vino, fernet o cerveza artesanal. Los mejores aperitivos en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

 

La cocina argentina deleita a los paladares extranjeros con tiernas carnes asadas, el infaltable dulce de leche para los postres y las típicas empanadas que se preparan con la tradición de recetas que pasan de una generación a otra. En esta lista de clásicos de la gastronomía nacional, resultan infaltables también las picadas que anteceden a los platos principales y se sirven en la mayoría de los bares y restaurantes.

De características similares a las tablas españolas, este aperitivo nacional se prepara sobre una amplia tabla de madera con diferentes compartimentos, desde donde todos los comensales comen a la vez. Algunas son simples y tienen cuatro o cinco ingredientes, otras reemplazan tranquilamente una cena por su abundancia.  Lo cierto es que a ninguna le faltan las aceitunas, las papas fritas, los quesos y los salames.

El secreto de estas picadas es que son ideales para compartir con amigos o en familia a la hora deseada, desde el almuerzo, hasta entrada la madrugada cuando aparecen las ganas de comer algo salado. Entre los acompañantes infaltables está el pan y las bebidas que varían de acuerdo al gusto, como vinos de etiquetas nacionales, fernet con cola o cervezas artesanales.

Para este tipo de aperitivos no hay una receta estricta, cada bar o restaurante prepara las picadas de acuerdo al estilo del lugar. Los principales destinos que ofrecen estas picadas son Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, aunque también se degustan en otros puntos del país como la Patagonia. Hay tablas clásicas y otras gourmet, con ahumados, patés caseros, tacos de carne vacuna o pollo, escabeches y hasta mariscos.

Estilo campo
En el interior de la provincia de Buenos Aires, una de las zonas más destacadas por la elaboración de quesos y embutidos es la ciudad de Tandil. Un destino turístico en constante crecimiento, pero con muchos años de historia alrededor de la Piedra Movediza y el Calvario que convoca a multitudes cada Semana Santa. Y una urbe elegida este último tiempo como sede de casamientos importantes o grandes eventos musicales. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios