Banner
Un destino exclusivo para el relax
Pesca y naturaleza en la formoseña villa de Herradura
Distante poco más de 40 kilómetros de la ciudad Capital, este pequeño poblado del Litoral argentino invita al disfrute de la vegetación y la fauna autóctona. Protagonista de una laguna que se caracteriza por el pique de corvinas rubias, es una propuesta turística alternativa para alejarse de los ruidos citadinos.

 

En el extremo sureste de la provincia de Formosa, uno de los destinos en franco crecimiento es la villa turística de Herradura, en el Departamento de Laishí. Una urbe circundada por espejos de agua y grandes extensiones de vegetación, que invitan al recién llegado a ponerse en contacto con la naturaleza, disfrutar de un safari fotográfico o un entretenido avistaje de aves.

Distante 41 kilómetros al sur de la ciudad Capital de Formosa, Herradura se posiciona sobre los márgenes del río Paraguay y alberga entre sus principales riquezas un conjunto de arroyos, lagunas y riachos que permiten a los amantes de la pesca sacar grandes ejemplares de corvinas rubias, dorados y surubíes. Una característica que influye de manera directa en la gastronomía regional.

Poseedora de un clima de cálidas temperaturas y abundantes lluvias durante todo el año, la ciudad de Herradura se distingue de otras zonas formoseñas por su gran capacidad productiva, que se observa en el desarrollo de praderas, campiñas, montes y bosques. Esta condición lleva al viajero a transitar por senderos de abundante vegetación y fauna autóctona.

La urbe está también surcada por los ríos Salado, Coltapick y Ramírez, algunos de los cuales desembocan en la Laguna Herradura, que a su vez, deriva en el río Paraguay. Se suman dos espejos de agua dulce de menor importancia conocidos como “La Verde” y “Laguna Verde”, y diversos esteros que tientan a los paseos náuticos ideales para jornadas de relax hasta el atardecer.

Infraestructura
En la ciudad de Herradura y los alrededores de la laguna homónima, el viajero encuentra complejos de cabañas y campings para el alojamiento. Espacios recomendados para alejarse de los ruidos citadinos, y disfrutar de la llegada de la noche a la vera de un fogón y los acordes de una guitarra. Con todos los servicios necesarios, ofrecen diversas actividades al aire libre. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios