Banner
Sobre el litoral atlántico de Santa Cruz
Puerto San Julián: el refugio de la historia patagónica
Separada del Obelisco porteño por más de dos mil kilómetros, esta urbe costera del sur argentino fue destino hace más de 500 años de grandes exploradores como Darwin y Magallanes. Ubicada por debajo del nivel del mar, sorprende al viajero con museos, yacimientos arqueológicos y el avistaje de variadas especies marinas.

 

Si de tierras de exploradores y aventureros se trata, la ciudad de Puerto San Julián se posiciona como una de las más distinguidas de la Patagonia argentina. Situada sobre el margen este de la provincia de Santa Cruz, fue testigo de la primera misa católica en Latinoamérica tras el arribo de la Armada de Magallanes a principios del siglo XVI, y también materia de investigación del naturalista inglés Charles Darwin.

Estos hechos convirtieron a Puerto San Julián en un destino turístico por excelencia. Posicionada por debajo del nivel del mar, entre Cabo Curioso y Punta Desengaño, es una urbe en la que se conjugan a la perfección circuitos museísticos, deportes náuticos, arte rupestre y el avistaje de una biodiversidad única, entre guanacos, pingüinos y cormoranes.

Erigida sobre una meseta semiárida del litoral atlántico, la ciudad de Puerto San Julián posee una gran amplitud térmica con temperaturas bajo cero en invierno y días calurosos en temporada estival, cuando se recomienda la visita a la región. Un apartado especial en el itinerario de la Ruta Azul, que une a Comodoro Rivadavia en Chubut con Río Gallegos (ciudad Capital de Santa Cruz), mediante la Ruta Nacional 3 que luego desemboca en la 40.

Los orígenes
En la travesía por Puerto San Julián el viajero escuchará que esta urbe es la cuna de la historia patagónica, por haber sido allí donde surgió por primera vez el nombre de “patagones”, durante un encuentro entre Magallanes y comunidades tehuelches.

El territorio fue también sede de una expedición encabezada por el pirata inglés Sir Francis Drake; primer intento de asentamiento español en la patagonia austral, bajo el nombre Nueva Colonia Floridablanca; y área de investigación del naturalista Charles Darwin junto a Fitz Roy, a finales del siglo XVI.

Acantilados y mareas
Con una arquitectura “magallánica” -como suelen describirla los guías lugareños-, la urbe alberga distintos tipos de construcciones. Distante por unos 2.250 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, su principal eje de visitas lo constituye el circuito costero en el que conviven colonias de lobos y elefantes marinos, junto a la avifauna marina.(continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios