Banner
Una de las elevaciones más antiguas del planeta
Riquezas naturales en la Meseta de Somuncurá
Bajo protección desde 1993, esta altiplanicie basáltica se sitúa entre las provincias argentinas de Río Negro y Chubut. Como portal de la Patagonia ofrece salidas de trecking, pinturas rupestres y avistajes de una exclusiva flora y fauna. En sus alrededores, se erigen los centros turísticos Sierra Grande, Las Grutas y Puerto Madryn.

 

Lagunas temporarias, conos volcánicos y cerros que alcanzan los 1900 metros de altura, componen la geografía de la Meseta de Somuncurá. Un destino imperdible que se encuentra en el ingreso a la Patagonia argentina, justo en el límite de las provincias de Río Negro y Chubut, con una mayor extensión sobre la zona centro sur de la primera de ellas.

Reconocida como una de las elevaciones más antiguas del planeta, en tiempos pasados esta altiplanicie basáltica fue cubierta en varias oportunidades por el mar. Esta condición generó que el terreno tomara características particulares. Durante las caminatas por la zona se aprecian restos fósiles de fauna marina y bosques de coníferas petrificadas.

En la zona, existen dos empresas que prestan servicios al viajero curioso que decide hacer una parada en estas tierras patagónicas. Las excursiones combinan actividades a caballo, safaris fotográficos, salidas de trecking con diversos grados de dificultad y la posibilidad de acampar en el lugar.

Bajo protección
La meseta de Somuncurá es una formación integrada por varios cañadones, que en esas tierras toman el nombre de “rincones”. Por estas áreas, descienden los numerosos arroyos que la circundan. Se trata de los mismos cursos que  durante los taludes formaron golfos, cabos y bahías, actualmente secos.

El interés geomorfológico, geológico, climático, biológico y ecológico llevó a la meseta a convertirse desde 1993 en una Reserva Provincial, de acuerdo a la Ley de Áreas Naturales Protegidas. El sitio despierta, no sólo la curiosidad de biólogos y científicos, también se convirtió en uno de los circuitos de ecoturismo más visitados en la provincia de Río Negro. Y es que entre sus riquezas naturales alberga especies endémicas vegetales, así como animales de características únicas.

Una de las especies faunísticas más reconocidas en la Meseta de Somuncurá es la “mojarra desnuda”. Un pez que carece de escamas y es autóctono de la región. De acuerdo a estudios científicos, es imposible su supervivencia fuera de este hábitat. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios