Banner
Circuito literario
Argentina recuerda a sus escritores en cada rincón

 

Desde finales del siglo XIX el país lideró el desarrollo de la literatura latinoamericana. Con referentes enfrentados como José Hernández, el autor del Martín Fierro, y el maestro Sarmiento, estas tierras fueron cuna de aclamados pensadores como Borges, Sábato y Cortázar. Centros culturales, calles y museos recuerdan sus luchas, ideas y obras.


Una rica historia caracteriza el pasado cultural de la Argentina, donde nacieron escritores renombrados de la literatura universal. Fue en la década de 1850 cuando el país logró unificarse para liderar el desarrollo de un movimiento de grandes pensadores. Las primeras ideas giraron en torno al nacionalismo, la defensa del gaucho épico que relata el Martín Fierro, y el federalismo liberal que se puede leer en el Facundo.

Los años que siguieron a este período de renacer fueron protagonistas de visiones más modernas influenciadas por movimientos europeos. Aparecieron las metáforas filosóficas de Jorge Luis Borges, y poetas e intelectuales exitosos como Adolfo Bioy Casares, Esteban Echeverría, Leopoldo Lugones, Tomás Eloy Martínez, Victoria Ocampo, Manuel Puig, Ernesto Sábato y Osvaldo Soriano, entre muchos otros.

En la “Reina del Plata”
De las 2150 calles que hay en la Ciudad de Buenos Aires, se estima que al menos 400 homenajean hoy a artistas y escritores argentinos. Lo mismo sucede con las plazas porteñas, que el 32 por ciento de ellas llevan el nombre de algún referente de la cultura nacional.

Tal como lo marcó la historia política de la Argentina, la mayoría de las arterias porteñas recibió sobre finales del siglo XIX nombres de próceres militares, sacerdotes y batallas. En tanto, fue el regreso a la democracia de 1983 el que acarreó una nueva mirada.

La apertura de calles en la reconstrucción de Puerto Madero fue un claro ejemplo de cambio, al tomar cada vía el nombre de alguna mujer destacada en el mundo de la cultura, la política y la historia nacional. Emergieron en la cartelería local figuras como Victoria Ocampo y Alejandra Pizarnik.

Según datos oficiales, existen en Buenos Aires al menos 700 pedidos anuales para cambiar el nombre de las calles. Algunas que recuerdan a escritores son Macedonio Fernández y Leopoldo Lugones, en Saavedra; Francisco López Merino, en Villa Urquiza; y, Esteban de Luca, en Parque Patricios.

También las plazas homenajean hoy a quienes lucharon con su pluma como Haroldo Conti, Rodolfo Walsh y Paco Urondo. Y entre los contemporáneos, aparece el original Quino (Joaquín Salvador Lavado), con el humor realista de la historieta Mafalda. Un personaje literario con espacio propio en el barrio de San Telmo.

Grande y polémico
Borges es el escritor argentino más aclamado del siglo XX, con obras como El Aleph y El informe de Brodie. Nacido en tierra porteña un 24 de agosto de 1899, fue bilingüe desde la infancia y tenía apenas seis años cuando reveló su profesión.

Para caminar tras sus pasos, uno de los recorridos ineludibles lleva al viajero por el barrio porteño de Palermo. Está allí el solar natal de este famoso y polémico escritor. Una casa, situada en Tucumán 840, que pertenecía a sus abuelos maternos y hace años dejó de existir, aunque una placa se encarga de recordarlo. Al igual que en el hogar de Serrano al 2100 que habitó años más tarde.

El sitio destacado de este camino por la vida de Borges está reservado para la sede de la Fundación Internacional que lidera su esposa María Kodama. Se trata de un edificio (Anchorena al 1600) lindero a una casona familiar que el escritor habitara en la década del '40 y fuera inspiración de Las ruinas circulares. Es allí donde también se abrió un museo y pueden verse libros, fotos y bastones que le pertenecieron.(continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios