Banner
Circuito familiar de primavera
Naturaleza y descanso en la Costa Riojana

 

Un conjunto de poblados, en pleno corazón de la región de Cuyo, componen este itinerario turístico en el que se visitan centenarias iglesias y un castillo. El recorrido incluye la degustación de dulces caseros y vinos de elaboración artesanal. Como atractivos ineludibles se ubican granjas, museos y aventuras en la montaña.

 

Al este de la provincia de La Rioja, al noroeste de Argentina, el corredor de la Costa se posiciona cada fin de semana como uno de los destinos turísticos de primavera más visitados en la región de Cuyo. El circuito tiene su puntapié inicial en la ciudad Capital, y se adentra en una serie de pequeñas urbes que aún conservan sus tradiciones y costumbres. Una excursión que transita la Ruta Principal 75 hacia el norte, en paralelo a las Sierras de Velasco.

El recorrido costero propone contemplar la naturaleza y disfrutar junto al grupo familiar salidas a caballo, trecking en la montaña y pesca de truchas en los arroyos de las quebradas riojanas. Se suman al itinerario propuestas culturales y fiestas que organizan los lugareños en diversas épocas del año. Además, bodegas artesanales, guitarreadas por las noches y mercados en los que se ofrecen dulces, quesos y tapices.

Detenidos en el tiempo
La primera parada de la Costa Riojana la constituye el poblado de Sanagasta, nombre en lengua aborígen que le fue otorgado por comunidades que en el pasado habitaron la región. Distante 30 kilómetros de la ciudad de La Rioja, se ubica a unos 1015 metros, en el interior de un valle que atraviesa el río Huaco.

En esta ciudad que supo dedicar sus días a la agricultura, los principales atractivos turísticos son hoy la Iglesia de la Virgen de la Morenita, el Parque Geológico y la denominada Casa de Cultura. En este último espacio de artesanías, funcionó en tiempos coloniales una casona de familia que fue donada al pueblo.

Una vez que el viajero ingresa en el Departamento de Castro Barros, el primer poblado es Las Peñas, destacado por realizar cada mes de enero el Festival del Quesillo. Una de las visitas obligadas allí es La Calera, un sitio donde se encuentran hornos de barro que eran utilizados para quemar la cal que luego se comercializaba en la provincia.

El próximo destino de la Costa Riojana es Aguas Blancas, pueblo en el que abundan los dulces elaborados por los lugareños con los frutales que crecen en la región. El paseo cultural llega hasta la Iglesia San Isidro Labrador. Y como opción recomendada para los niños aparece el Bosquecillo, con pileta y juegos.(continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios