Banner
En Punta Tombo y Península Valdés
Diversión en las pingüineras patagónicas
Las principales colonias argentinas de pingüinos de Magallanes se encuentran sobre las costas del Atlántico, especialmente en la provincia de Chubut. Son reservas naturales especialmente preparadas para recibir a los turistas que llegan queriendo aprender más sobre estos graciosos animales, como también a los lobos marinos, cormoranes y ballenas.

link


La  Costa Atlántica de la Argentina no deja de encantar al turista. Además de su mágica belleza alberga las colonias argentinas de pingüinos de Magallanes, especialmente en Punta Tombo y la Península de Valdés, en Chubut. Se trata de un recorrido por áreas protegidas que se puede hacer de manera individual o con guías. Estas personas -que se contratan en las agencias de viaje locales- brindarán al viajero la información necesaria para comprender cómo es la vida de las chaplinescas aves que no vuelan.

Cada reserva posee pasarelas especialmente diseñadas para evitar cualquier alteración del medio ambiente. En tanto, al caminar por ellas apreciará -desde una escasa distancia- a los animales y su comportamiento. Y si bien estas áreas pueden visitarse todo el año, la mejor época para hacerlo es entre septiembre y abril. Una vez que comienza el otoño, los pingüinos emigran hacia costas más cálidas como las de Brasil.

En tierras argentinas habitan al menos ocho de las 17 especies identificadas, algunas de las cuales sólo lo hacen ocasionalmente. El denominado pingüino de ojo blanco nidifica en las Islas Sándwich, Orcadas y Shewtland del Sur; el de barbijo pocas veces se aproxima a las costas patagónicas; y, el de penacho amarillo se cría en las regiones más australes.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios