Banner
Una guía completa de bodegas y actividades
Mendoza: por los Caminos del Vino
AGENCIA TUR NOTICIAS (07 DE SEPTIEMBRE 2011).- Pintorescas bodegas y extensos viñedos, custodiados por la Cordillera de los Andes, invitan a conocer los secretos de cosecha, elaboración y envasado. Algunas con métodos industrializados y otras totalmente artesanales, en pleno corazón de la vitivinicultura nacional. El turista puede disfrutar de degustaciones, circuitos en bicicleta, lujosos alojamientos, cursos de cata y almuerzos con enólogos.

 

A la par de Melbourne en Australia, Bordeaux en Francia y Florencia en Italia, la provincia de Mendoza, en pleno corazón de la región argentina de Cuyo, se convirtió en la Octava Capital Mundial del Vino, por la destacada calidad de sus uvas. En sus bondadosas tierras soleadas existen más de 1200 bodegas, muchas de las cuales abren sus puertas al visitante para contarles la historia y los procesos que rodean esta espirituosa bebida, que se convirtió en una embajadora del país y que, junto al tango, el fútbol y el dulce de leche, forma parte de la idiosincrasia local al acompañar, habitualmente, exquisitos platos regionales. 
En este tentador camino, grandes y pequeñas empresas familiares ofrecen visitas guiadas, cursos de cata, degustaciones especiales y la posibilidad de cosechar durante la mística vendimia. Esta provincia es una ruta para maridar la “bebida nacional” con paisajes de imponente belleza natural. La elección del terruño ideal para cada cepa es una de las preocupaciones constantes de las bodegas, y Mendoza es uno de los lugares más benéficos. El clima seco, las aguas de deshielo y la altura de los suelos son elementos de suma importancia para cultivos que logran características de excelencia.
El gran crecimiento del sector generó también que importantes fincas rurales decidieran ampliar sus instalaciones para ofrecer al turista un mejor y más completo servicio. Algunas disponen de hoteles exclusivos en las mismas viñas, como nueva alternativa ofrecen la vinoterapia, y a los recorridos básicos se suman museos, cavas con exposiciones de arte, almuerzos al aire libre junto a expertos enólogos, cabalgatas, circuitos de mountain bike y especiales cenas entre barricas de roble.

Los inicios
La historia de este milenario cultivo en el país se remonta a la época de la colonización. Durante más de 500 años las producciones tomaron colores y taninos que son resultado de cepas premiadas a nivel internacional como el Malbec, una uva de origen francés, que por la bonanza de las tierras mendocinas supo regenerarse con un talante único en el mundo.
Existen dos versiones acerca cómo llegaron las primeras uvas al territorio provincial. Uno de los testimonios indica que Pedro del Castillo, primer fundador de Mendoza, las trajo desde Chile; y otro asevera que fue Juan Jofré, autor de la segunda fundación, junto al padre Cidrón, quienes hicieron las primeras plantaciones entre 1569 y 1575.(continúa)



Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios