Banner
Circuito retrospectivo por la gran City
Edificios y pasajes evocan los orígenes de Buenos Aires
AGENCIA TUR NOTICIAS (7 DE SEPTIEMBRE 2011).- De gran vitalidad urbana, el denominado Casco Histórico reúne sobre calles aún empedradas algunos de los rincones más antiguos de la ciudad. Entre San Telmo y Monserrat, invita a recorrer míticas iglesias, bares notables y coloniales viviendas. Desde la representativa Plaza de Mayo, hasta las tangueras esquinas que constituyen el sentir porteño.


Para conocer las verdaderas raíces de lo que hoy es la urbe más cosmopolita de la Argentina, es preciso desandar camino por su entretenido Casco Histórico, donde las primeras ocupaciones se remontan a la época de la colonización. Desde el primer plano abstracto que proyectaría Pedro de Mendoza en 1536, hasta la fundación de la denominada Cuidad de la Trinidad, 44 años después, en torno al puerto de Santa María del Buen Ayre y un primitivo poblado que apenas se extendía por 30 cuadras.

Hoy protagonista de importantes edificios administrativos y otros de gran valor patrimonial, alberga en la zona sur un conjunto de casonas, plazas, bancos y centenarios teatros, que fueron construidos en diversos estilos arquitectónicos y evidencian una gran influencia europea. Demarcado por los barrios de San Telmo y Monserrat, aparecen refaccionadas fachadas y paredes aún de barro que proponen hacer un viaje por el túnel del tiempo. La meta será develar algunas de las míticas leyendas que esconde esta meca de la cultura en Latinoamérica, elegida por reconocidos artistas, políticos y pensadores. 

Anticuarios, ferias y parroquias
En el barrio de San Telmo la mayoría de las construcciones conservan su tradicional imagen. Pese a las importantes demoliciones que trajo la arquitectura moderna, es una de las zonas que aún le permite al viajero revivir la historia mediante largas caminatas. Ocupado hasta 1870 por algunas de las familias más adineradas de la urbe, pronto se convirtió en el gran refugio de los inmigrantes.  Pieza fundamental dentro de este circuito retrospectivo, ofrece también innumerables bares, restaurantes y tanguerías.

Pero si hay algo que le otorga personalidad, es su amplia variedad de anticuarios. Sobre la plaza Dorrego, segunda más antigua de la Ciudad, cada domingo entre las 10 y las 18 hay una gran feria, donde encontrar fonolas, monedas, libros usados y objetos con más de 40 años, junto a variadas artesanías y espectáculos de tango. Sobre calle Defensa hay locales especializados, para compras de mayor poder adquisitivo. En los últimos años, aparecieron allí renovados hoteles boutiques con atención personalizada y hostels, elegidos por los más jóvenes, sobre viejas edificaciones refaccionadas.(continúa)


 

Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

 

 

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios