Banner
Tierras vírgenes del Litoral sorprenden al viajero
Expedición de aventura al Impenetrable Chaqueño
AGENCIA TUR NOTICIAS (24 DE AGOSTO 2011).- Sobre el extremo noroeste de la provincia, una travesía por estrechos caminos y tranquilos ríos invita a vivir sensaciones extremas. Exclusivo sitio para amantes de la naturaleza, alberga en su enmarañado interior exóticos ejemplares en peligro de extinción. Las comunidades autóctonas muestran sus costumbres y laboriosas artesanías.

 

Más de 4 millones de hectáreas, con sectores que aún logran mantenerse alejados de toda depredación, componen este atractivo destino turístico al que se recomienda llegar en especiales vehículos 4x4 y acompañados por algún guía local que pueda, no sólo adentrarlo en los correspondientes senderos, sino también revelar los abundantes secretos que crecen en esta mágica región. Para vivir una de las aventuras más conmovedoras que podrá encontrar, ponerse en contacto con la naturaleza y dejarse sorprender por las maravillas que ella tiene para ofrecer en esta castigada zona del país, caracterizada por su gran riqueza cultural y ambiental.

Un viaje recomendado para alejarse de todo ruido citadino, renovar el espíritu y recargar las energías perdidas, con la posibilidad de aventurarse en actividades que sabrán despertar la adrenalina adormecida. Travesías náuticas por los ríos Bermejo, Bermejito y Teuco; caminatas por estrechos senderos que exigirán llevar machete en mano; y, la posibilidad de pasar una noche de campamento bajo los abundantes y diferentes sonidos que en ella anidan.  Aquí se pueden contratar los más exóticos safaris fotográficos. Y para quienes gustan de los intercambios culturales, la posibilidad de visitar comunidades aborígenes que aún construyen sus casas con paja, barro y troncos.

Heridas que persisten
El Impenetrable Chaqueño, situado a unos 450 kilómetros al norte de Resistencia -la capital provincial-, se transformó hace ya unos cuantos años en un extravagante escenario al que llegan a diario amantes del ecoturismo. Con una exuberante geografía de llanuras boscosas y grandes ejemplares de fauna y flora, los paisajes poseen rasgos agrestes de un típico clima seco y semiárido. Sin embargo, vale aclarar que en estas ricas tierras se produjo una de las más graves destrucciones del medio ambiente. Sobre finales del siglo XIX una compañía extranjera realizó una descontrolada deforestación. Y actualmente pese a que existen organismos y leyes que protegen a las comunidades que residen en la región, la situación que atraviesan es extremadamente delicada, lo que aporta al recorrido un ingrediente de compromiso. (continúa)



 

Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

 

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios