Banner
Naturaleza, gastronomía e historia
Circuito de altura por las bellezas de Salta
La provincia de Salta sorprende al viajero por la heterogeneidad de sus paisajes entre frondosos valles, altos picos nevados, extensos salares e imponentes quebradas. Un tren que corre a 4200 metros de altura deleita a viajeros de todo el mundo. Con una fuerte tradición y raíces ancestrales, Salta “La Linda” hace honor a la denominación que la distingue.

link


De fácil acceso aéreo y terrestre, es una de las pocas provincias que por su extensión más bien alargada limita con otras seis y a la vez con tres países: Chile, Bolivia y Paraguay. Distante 1600 kilómetros de la cosmopolita Buenos Aires, Salta es un destino que, junto a las nuevas y modernas construcciones, preserva edificaciones de paredes blancas, techos rojos y aljibes de la época colonial.

La mayoría de las ciudades salteñas ofrece un amplio itinerario cultural repleto de museos, iglesias y antiguas casas, así como las más tentadoras excursiones para todas las edades y gustos. Hay actividades campestres para los que buscan mayor relax y propuestas activas por bodegas y viñedos, trecking de altura, cabalgatas, rafting o parapente. Si se va en dirección al oeste, Salta ofrece al viajero la aridez del desierto, pasando por fértiles valles en el centro, hasta llegar a la húmeda y verde selva en el este. Productora de un excelente vino “torrontés” y de las clásicas empanadas, es una provincia ideal para reencontrarse con la naturaleza y las costumbres más típicas del Norte argentino.

La ciudad y sus tesoros
En la ciudad Capital, el turista puede conocer los principales atractivos mediante un sistema de ticket diario. Entre las paradas infaltables están la Iglesia y el Convento de San Francisco; el Cabildo con sus anécdotas sobre la Independencia argentina, y la Catedral Basílica, uno de los templos más bellos del país.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios