Banner
Embajador de la Argentina
El camino del Fileteado por las calles de Buenos Aires
Declarado Patrimonio Cultural de Buenos Aires, el Fileteado Porteño es un arte decorativo y popular que supo -al igual que el tango- conquistar al mundo con sus vivas formas y colores. Este itinerario temático visita talleres donde se aprenden los conceptos básicos, la Casa de Carlos Gardel y el Museo de la Ciudad, entre otros.

link


Uno de los emblemas iconográficos que representa a Buenos Aires (Capital argentina) en el mundo entero es el Fileteado, un arte decorativo de carácter popular que tiene sus raíces a principios del siglo XX cuando un grupo de niños inmigrantes experimentó colorear carros que eran tirados por caballos para la repartición de leche, pan, verduras y otros productos. La idea tuvo gran aceptación y con los años las figuras de vivos colores y formas se estamparon en la mayoría de colectivos y tranvías locales.

En la Reina del Plata los turistas avistan aún hoy diversas expresiones de Fileteado Porteño en los frentes de comercios, camiones, museos, galerías de arte y numerosas calles. Y es que, luego de algunos años de ocaso, los impulsores de la temática incursionaron en nuevos soportes y espacios. Muchos fileteadores explayaron sus ideas en vestimentas, cuadros, botellas, tapas de cd's y hasta el cuerpo de las personas, bajo la técnica del bodypaiting.

Durante una visita a Buenos Aires, los viajeros tienen la posibilidad no sólo de admirar las grandes muestras sino también aprender los conceptos básicos para la elaboración de este ícono de la metrópolis, que al igual que el tango atrae la mirada de miles de turistas. Si bien para aprender los secretos del 2x4 se requieren unas cuantas clases de baile, en tan sólo tres horas es posible crear un fileteado propio para llevarse como recuerdo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios