Banner
Emblema de la Capital argentina
Calle Corrientes, donde Buenos Aires nunca duerme
Corrientes es una de las avenidas emblemáticas de Buenos Aires, por ser eje de la vida nocturna, cultural y bohemia. Con diferentes estilos transita cinco barrios porteños a lo largo de 8,6 kilómetros y posee al menos 70 cruces. Cines, teatros, cafés y librerías son sus principales distintivos. Además, ostenta un área financiera y otra comercial.  

link


Uno de los recorridos imperdibles que todo turista extranjero realiza en su primera visita a Buenos Aires (Capital argentina) es el que transita por la famosa calle Corrientes, una avenida larguísima que atraviesa cinco barrios porteños y conjuga numerosos estilos arquitectónicos. La arteria es transitada a diario por miles de personas y resguarda en sus más de 70 esquinas el recuerdo de grandes personajes de la historia nacional como el tanguero Carlos Gardel, el escritor Jorge Luis Borges o el humorista Alberto Olmedo.

Eje de la vida nocturna, cultural y bohemia de la Reina del Plata, la calle Corrientes es una de las principales razones por las cuales la metrópolis recibió la descripción de “Buenos Aires nunca duerme”. Carteles de luces que anuncian cines y teatros, autos que no cesan en su paso, puestos ambulantes de flores, revistas y otras mercaderías, restaurantes y cafés tradicionales abiertos a toda hora así lo confirman, aunque bajo estos distintivos sólo se concentren en algunas cuadras.

En total, la avenida se extiende por 8,6 kilómetros desde el denominado Luna Park, en el barrio de San Nicolás hasta el Cementerio de la Chacarita, el más grande y popular de la Ciudad, donde descansan los restos de reconocidos artistas, políticos, intelectuales y deportistas. En cada sector, Corrientes toma una cualidad distinta marcada por la cultura, los centros comerciales o los edificios de viviendas particulares.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios