Banner
Un espectáculo único en el extremo austral
Avistaje de ballenas en Península Valdés
AGENCIA TUR NOTICIAS (01 DE JUNIO, 2011).- Sede de importantes documentalistas del mundo, un paradisíaco lugar para liberar la imaginación y conectarse con la naturaleza. Para hacer una escapada de día completo o adentrarnos más tiempo en un mundo de preservación y absoluta tranquilidad.

 

La Reserva Natural Península Valdés, declarada en 1999 “Patrimonio de la Humanidad”, es uno de los hábitat privilegiados que la ballena franca austral utiliza para reproducirse. La temporada de avistaje comienza los primeros días de junio y se extiende hasta diciembre. Con unas 400 mil hectáreas de tierra y otras 176 mil de mar, logra albergar una gran biodiversidad de flora y fauna única en el mundo. Playas con enormes acantilados de gran valor geológico donde descubrir cuevas, salir a pasear en mountain bike, embarcarse para avistar los enormes cetáceos, practicar buceo o descubrir la aventura del kayak.
Pintorescos escenarios caracterizan esta región sureña de la costa atlántica donde el visitante podrá sentirse en verdadero contacto con la naturaleza. Situada al noroeste de la provincia de Chubut, es una de las áreas patagónicas donde es posible disfrutar de un clima más apacible. Si bien caracterizada por fuertes vientos, la diferencia la hacen la mayor cantidad de días soleados y escasas lluvias, que permiten desde septiembre disfrutar las cristalinas aguas.
Una vez allí, se encontrará con una aldea turística de características llamativas por su condición insular desde donde se accede a los barcos o gomones que en unos escasos minutos lo acercarán hasta las colosales ballenas. Se trata de Puerto Pirámides, con un pequeño centro comercial en el que se pueden adquirir  artesanías y recuerdos, degustar de un plato mediterráneo fresco u hospedarse en un alojamiento totalmente ecológico. Ideal para observar dunas y cielos cambiantes. 

Áreas protegidas
A unos 77 kilómetros de Puerto Madryn, lo primero que verá es el Istmo Carlos Ameghino donde deberá abonarse el ingreso a la Reserva y un equipo de Guardafaunas brindará la información necesaria para hacer el recorrido sin perderse ningún secreto. Es que dentro de la misma Península existen otras áreas naturales protegidas como la Isla de los Pájaros, Punta Pirámide, Caleta Valdés, Punta Norte y Punta Delgada donde es posible apreciar diferentes especies marinas como principal atractivo, y una gran diversidad de aves y fauna terrestre entre guanacos, zorros, choiques, martinetas, maras y liebres europeas.

Historia
En cada sendero se perciben las huellas del pasado y las costas están formadas por roca sedimentaria, que con el paso de millones de años consolidó diversos estratos que simulan una paleta de colores rojizos, marrones y pasteles. También el hallazgo de fósiles marinos como ostras, dientes de tiburón, cangrejos y huesos de aves y mamíferos otorgan a este mágico rincón del país un alto valor geológico, lleno de bahías y grandes campos de médanos, producto de la erosión constante.(continúa)



 

Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

 

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios