Banner
Fiel testimonio del pasado
Viaje al corazón de las ruinas jesuíticas
AGENCIA TUR NOTICIAS (20 DE JULIO 2011).- Situadas sobre el suroeste de la provincia de Misiones, constituyen una parada obligada en un itinerario turístico al que no pueden faltar las imponentes Cataratas de Iguazú y las ricas Minas de Wanda. Un paseo por entre yerbatales y tierras coloradas, donde rescatar la historia de un encuentro cultural que asombró al mundo.



Atractivas por excelencia las ruinas jesuíticas que sobrevivieron a feroces enfrentamientos hace ya más de cuatro siglos, aún puede ser visitadas para poder apreciar en primera persona la cotidianeidad que compartían los misioneros con los diferentes grupos aborígenes a quienes les enseñaron desde el arte y la ciencia, la organización en comunidad. Con una llamativa distribución urbana, centrada alrededor de  plazas y templos, son evidentes los rasgos de una incomparable arquitectura de estilo barroco.

Circuito al que se puede acceder desde Posadas, la capital provincial, en un entretenido viaje sobre la RN 12 que conduce a las Cataratas del Iguazú, pasando por las reducciones. Un recorrido de unos 300 kilómetros que tendrá como fiel acompañante al ampuloso río Paraná. Zona cuyos paisajes están tapizados por verdes yerbatales y donde abundan los colores rojizos y ocres en suelos y paredes.

Área también de abundantes chacras donde optar por el agroturismo, y pequeños poblados que ofrecen propuestas recreativas, gastronómicas y hoteleras. Para compartir tradiciones y costumbres expresadas mediante la música, las artesanías, la cocina regional y la entrañable calidez de los habitantes de estas tierras, en el extremo noroeste del país. Así como la posibilidad de caminar por los senderos jesuitas que la corona española intentó hacer sucumbir.(continúa)


 

Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios