Banner
Entre la historia y el glamour
Palermo, el barrio más variopinto de la ciudad de Buenos Aires
Palermo se constituye como una pequeña ciudad dentro de la gran urbe cosmopolita. De características propias y distintivas, es un área llena de vida, cultura, raíces, deportes, espacios verdes, intelectualidad y diseño modernista. Con una gran oferta hotelera, comercial y gastronómica donde divertirse, descansar y pasear sin alejarse demasiado.

link


Entre los 100 barrios porteños que constituyen la Ciudad de Buenos Aires, se destaca el amplio Palermo, no sólo por ser el más extenso, sino también por las innumerables denominaciones que fue tomando cada una de sus áreas con el correr del tiempo. También protagonista de grandes mutaciones, es una de las zonas donde afloró la fiebre de la restauración. Sede del Parque Tres de Febrero, mantiene su talante aristocrático y los edificios lujosos sobre la Avenida del Libertador, pero alejándose en dirección al sur desde Plaza Italia, surge un bullicioso entorno de restaurantes y casas de diseño, en dinámica alternancia.

Tanto se ha expandido como epicentro de la movida nocturna y los hoteles boutique que ahora se distingue un Palermo Soho, de otro picarescamente llamado Hollywood, a un lado y otro de la serpenteante avenida Juan B. Justo, que recubrió el antiguo arroyo Maldonado y ahora corre entubado. Esta última denominación se funda en el hecho de que existen algunos estudios de cine, canales y productoras de televisión. Con un aire renovado a puro glamour, mantiene sus raíces ofreciendo al turista la posibilidad de elegir diversos y variados circuitos para todas las edades y gustos.

Principales atractivos
Lindero con los barrios de Recoleta, Almagro, Villa Crespo, Chacarita, Colegiales y Belgrano, alberga en su interior el gran pulmón verde de la ciudad. Se trata de los Bosques de Palermo, donde habitualmente los residentes asisten en busca de esparcimiento, aire puro y actividades deportivas. Con un campo de golf, una cancha de polo, un velódromo, resulta imperdible para los más chicos un paseo por el Planetario Galileo Galilei y el Jardín Japonés. Entre residencias, embajadas y torres de departamentos también fueron erigidos en la zona el Jardín Botánico y el Zoológico. Marcas urbanísticas ambas de la clase política de fines del siglo XIX, liberal, cientificista y modernizadora. Sitio además del Centro Cultural Islámico Rey Fahd y del clásico Hipódromo, protagonista de varias letras de tango que hacen alusión a la pasión “burrera”.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios