Banner
Una cuenca de características única en el mundo
Avistaje de fauna marina en el Golfo San Matías
Las Grutas y San Antonio Este, en la provincia de Río Negro, invitan a vivir una experiencia diferente en áreas marinas protegidas de la Patagonia argentina. Las navegaciones por el Golfo San Matías descubren el hábitat natural de delfines, ballenas, cormoranes y pingüinos.   

link


Una de las vedettes turísticas que ostenta la Argentina es, sin dudas, la región Patagónica que abarca toda la zona sur del territorio con una amplia variedad de atractivos naturales, tanto del lado de la Cordillera de los Andes -que separa al país del vecino Chile- como del Océano Atlántico. En este último sector, comenzó recientemente a desarrollarse una nueva propuesta sustentable que invita a experimentar el avistaje de fauna marina desde una perspectiva de conservación e interpretación de la naturaleza.

El proyecto está concentrado en el Golfo San Matías, una cuenca de características únicas en el mundo por su gran calidad ambiental. Se trata de uno de los accidentes geográficos costeros más relevantes del país, el cual se extiende por casi 20 mil kilómetros cuadrados desde Punta Bermeja, en la provincia de Río Negro, hasta Punta Norte, en la Península de Valdés, provincia de Chubut.

La profundidad de las aguas del golfo llegan a los 200 metros en su zona central y los buques pesqueros tardan al menos un día para cruzar de una costa a otra. Por este motivo, muchos lo consideran como un mar interior, en el que crece, se reproduce y desarrolla una amplia variedad faunística integrada por delfines, ballenas, cormoranes, petreles, lobos marinos de uno y dos pelos, albatros y pingüinos, por sólo mencionar algunas de las especies presentes en la zona.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios