Banner
Provincia emblema del Norte argentino
Jujuy invita a disfrutar un “invierno multicolor” PDF Imprimir Correo electrónico
La Quebrada de Humahuaca y la Reserva de Biósfera de las Yungas, son los atractivos internacionales más importantes de la provincia norteña. Ambas fueron reconocidas por la UNESCO y albergan coloridas montañas y una destacada biodiversidad. Además, el territorio fomenta para esta temporada invernal al turismo rural de base comunitaria.



Situada al límite de Chile y Bolivia, la provincia de Jujuy convoca en pleno Norte argentino a experimentar un invierno diferente a la tradicional propuesta de nieve. El atractivo central son los multicolores paisajes que componen el territorio, entre los que se destacan a nivel mundial, la Quebrada de Humahuaca y la Reserva de Biósfera de las Yungas, ambas reconocidas por la UNESCO e integradas por una rica cultura y biodiversidad.

Juan José Martearena, director provincial de Turismo de Jujuy, expresó -en diálogo con Tur Noticias- que si bien apuntan a todos los mercados extranjeros existe “una fuerte apuesta a los que son los mercados regionales, por la cercanía que se mantiene con Chile, a través del Paso de Jama que está totalmente asfaltado; así como las carreteras que nos unen a Bolivia y permiten tener una importante llegada de turistas”.

Indicó que es muy importante la visita de turistas europeos y que “los franceses son los segundos de mayor afluencia a la provincia detrás de los chilenos que son nuestros vecinos, es un mercado importante también y que esperamos incrementar con los anuncios recientes que hubo de Aerolíneas Argentinas sobre la incorporación de vuelos a distintos puntos del país, incluido Jujuy, lo cual alienta todo lo que es la conectividad aérea tan fundamental para los extranjeros que nos visitan”.

El funcionario resaltó que el crecimiento en el ámbito turístico responde directamente a la fuerte inversión en infraestructura durante los últimos ocho años. “Prácticamente hemos duplicado lo que es la cantidad de plazas hoteleras y operadores receptivos, lo cual muestra a las claras este crecimiento que inclusive -tomando los datos del Ministerio de Turismo de la Nación- evidencia que estamos por encima de la media nacional, somos la provincia que más creció de la región Norte”, resaltó.

Los imperdibles jujeños
Los dos atractivos de carácter internacional que concentra Jujuy son la Quebrada de Huamahuaca, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y Paisaje Cultural; y la Reserva de Biósfera de las Yungas, también destacada por el organismo internacional por la variedad de su flora y fauna. “La primera es una parte cultural muy rica y la segunda es la reserva más importante a nivel nacional con una biodiversidad única”, expresó Martearena.

La Quebrada de Humahuaca se sitúa a unos 39 kilómetros de San Salvador de Jujuy -capital provincial- y conforma un recorrido cultural que atraviesa pequeños poblados con casas de adobe, antiguas iglesias y ruinas de fortalezas que persisten al paso de casi 10 mil años. Se trata de un valle rodeado de coloridos cerros y cactus, una parte del milenario Camino del Inca.

Por su parte, la Reserva de Biósfera de las Yungas (la más grande de la Argentina) está ubicada sobre la cuenca del río Bermejo y ocupa una superficie de casi 1,3 millones de hectáreas entre las provincias de Salta y Jujuy. El área protegida alberga los Parques Nacionales Calilegua y Baritú, el Parque Provincial Laguna Pintascayo y dos áreas más que están en proceso de creación dentro del territorio salteño. Una zona en la que habitan comunidades campesinas y aborígenes, en estrecha relación con los recursos naturales.

Temporada de invierno
Consultado sobre la próxima temporada invernal, el funcionario precisó que “si bien hay un mito con el tema del calor en el Norte, por las alturas es importante saber que las noches son frescas; lo que nosotros ofrecemos es totalmente distinto al clásico destino de invierno con el tema nieve, brindamos un paisaje multicolor con el Cerro de los Siete Colores en Purmamarca y la denominada Paleta del Pintor en Maimará, entre muchos otros lugares atractivos para toda la familia”.

Además, agregó: “Las expectativas son muy altas, más allá de ello nuestro objetivo es trabajar también en las otras épocas no solamente verano, Semana Santa o vacaciones de invierno, cuando las capacidades están colmadas prácticamente; la idea es trabajar con la estacionalidad, creo que ha sido un gran acierto esto del reordenamiento de los feriados que permitió tener una muy buena planificación de los destinos y al menos en nuestra provincia generó un movimiento muy importante sobre todo de la región”.

Turismo rural
En cuanto a nuevos productos turísticos, Martearena señaló que permanentemente surgen nuevas alternativas. “Ahora estamos con un fuerte posicionamiento del turismo rural de base comunitaria, donde las comunidades aborígenes y rurales se han formado y capacitado para justamente brindar servicios y recibir a los turistas en sus comunidades”.

Detalló que en este tipo de itinerarios los viajeros conocen el día a día de los lugareños, el contacto con la naturaleza, sus tradiciones y costumbres muchas de ellas ancestrales. “Estamos trabajando en todo el territorio, en la Puna, la Quebrada, los Valles y las Yungas, algunas incluso ofrecen alojamiento y otras solamente visitas diarias”, expresó. Para el funcionario, esta nueva práctica turística “generó un cambio muy importante, porque las comunidades tomaron el protagonismo que merecen y son los verdaderos beneficiarios”.

Por último, Martearena señaló que hubo un desarrollo importante en productos enológicos, a través de la bodega Fernando Dupont, a 2.500 metros de altura, bajo un sistema natural de cultivo; y gastronómicos, con degustaciones de cordero norteño, la quinoa, las papas andinas, todos los derivados del maíz como humita o tamales y la carne de llama. “Son alimentos que se convirtieron en un producto turístico en sí mismo y con un toque gourmet que se disfrutan en distintos restaurantes de la provincia”, finalizó.

Apartado imperdible
Una de las excursiones más atractivas en un recorrido por el Norte del país, son las Salinas Grandes, a 190 kilómetros de San Salvador de Jujuy, reconocido como el tercer salar más grande de Sudamérica. Una depresión en la que sólo residen los artesanos que trabajan este mineral con picos y hachas.

Datos útiles
Los hospedajes de primera categoría rondan entre U$S 100 y 250, los cuatro estrellas varían entre U$S 94 y 105, hay tres estrellas desde U$S 73 y hay opciones más ecómicas por menos de U$S 50.
La excursión diaria a la Quebrada de Humahuaca desde Jujuy desde U$S 90 por persona; con sede en Tilcara desde U$S 50 en base doble; ambas con guía.

Cómo llegar
En avión el acceso a Jujuy es al Aeropuerto Internacional Horacio Guzmán, ubicado en la localidad de Perico, a 32 kilómetros de la ciudad Capital por autopista.
En auto desde Buenos Aires y las provincias del centro del país se llega a través de las Rutas Nacionales 9 y 34.  
La Ruta Nacional 40 constituye otra vía de acceso hacia el Norte. En Jujuy, se une a la Ruta Nacional 52 en la localidad de Susques, que va hasta Purmamarca.
El acceso a Chile, es el Paso de Jama; y, a Bolivia, el puente internacional La Quiaca – Villazón.

 

No tiene derechos para añadir comentarios