Banner
Territorio desolado que asombró a Darwin
Las tres Patagonias
Cultura
AGENCIA TUR NOTICIAS (14 DE ABRIL 2011).- Tenemos una idea de la Patagonia que es marítima, boscosa y plagada de bellísimos fiordos. Esta es la particularidad chilena: del otro lado de la cordillera las cosas cambian. El país trasandino alberga las otras caras de este puñal continental que afila hacia la Antártida.

 

Las montañas de la portentosa cadena de Los Andes, columna vertebral del continente sudamericano, se deshilachan en su extremo sur, permitiendo paisajes y rincones que parecen imposibles de conocer en su totalidad y en detalle.

 

 

Para aproximarse a la Patagonia argentina, el viajero deberá saber que hay al menos tres sub-áreas enormes que pueden reconocerse en líneas descendentes de norte a sur. O cuatro, si consideramos a Tierra del Fuego y su archipiélago un ámbito particular.

 

Por un lado, tenemos la zona cordillerana y vecina a nuestro territorio. Por todas partes hay connacionales que se han afincado en el país vecino, sin perder nunca del todo los lazos a su tierra de origen. Por eso, la Fiesta Nacional del 18 de Septiembre suele ser feriado en muchas ciudades argentinas. Aquí predominan las actividades agrícolas y sobre todo el turismo moviliza importantes contingentes. San Carlos de Bariloche, en la provincia de Río Negro y su área de influencia (desde San Martín de los Andes y Villa La Angostura en Neuquén hasta Esquel en Chubut) son bien conocidos como destino por los habitantes de la X Región. Más al sur, el espectacular Glaciar Perito Moreno y otros, como el Onelli y el gigantesco Upsala, justifican el Parque Nacional Los Glaciares, una verdadera joya del turismo en la Argentina.

 

Luego viene la zona esteparia y de mesetas cortadas por ríos que forman valles de riego. Las precipitaciones caen bruscamente a pocos kilómetros de la cordillera y el paisaje se asume crecientemente desértico. Tiene escasa población y predomina allí la ganadería ovina y caprina, y la agricultura se concentra en los pocos lugares donde hay agua para riego. La infraestructura turística es menos abundante en la “Patagonia del medio”, pero en los últimos años se desarrolló una interesante oferta de alojamiento y programas en estancias (nombre con que se denomina a esos grandes fundos) donde el viajero puede disfrutar del más profundo silencio ambiental que pueda imaginarse, o hacer cabalgatas y observar tareas de esquila, arreo o encierro de animales.(continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios