Banner
Un viaje en tren para el asombro
La Puna argentina desde los 4200 metros de altura
Deportes & Aventura

AGENCIA TUR NOTICIAS (06 DE JULIO 2011).- Partiendo desde la ciudad de Salta, se adentra más de 200 kilómetros en el corazón del norte argentino,  ofreciendo al viajero uno de los espectáculos naturales más bellos del mundo.

Protagonista absoluto del Norte, junto a la Quebrada de Humahuaca, el Tren a las Nubes es uno de los tres ferrocarriles más altos del mundo. Y representa el atractivo por excelencia en un paseo turístico por la ciudad Capital de Salta. Allí, el viajero se encontrará con una heterogeneidad no sólo geográfica sino también cultural. Tierras herederas de antiguas comunidades como la diaguita-calchaquí, del Imperio Inca, del pasado colonial hispánico y del espíritu criollo que luchó con creces por la independencia nacional. Rasgos todos que aún perduran en la fisonomía y arquitectura de los pueblos.


Se trata de una excursión de día completo, en la que verá expuesto todo tipo de encantos pasando por variados paisajes, desde los más áridos del desierto puneño hasta la abundante vegetación de la selva. En Salta, la locomotora y sus vagones cuentan historias de antiguas épocas, en una gran obra de ingeniería que trepa hasta los 4200 metros hasta alcanzar literalmente las nubes.


Algunas características
La cantidad de rulos, viaductos y túneles que los vagones atraviesan hacen del tren uno de los asombrosos del mundo, mientras recorre unos 430 kilómetros de ida y vuelta desde Salta, para introducirse en la Quebrada del Toro y llegar a la Puna. Originalmente, el autor del proyecto -el ingeniero estadounidense Richard Maury- pensó la construcción teniendo en cuenta el principio de adherencia de las ruedas a las vías. Y es que este tren con capacidad para más de 450 personas, no utiliza piezas dentadas justamente porque las vías están dispuestas de una manera peculiar circulando por un sistema de zigzags y espirales. La velocidad del viaje no es mayor a los 35 kilómetros por hora y eso le permite al viajero poder observar con detalle el impactante paisaje, tomar fotografías e ir adaptándose a la altura con tranquilidad. Si bien ya da sus primeros pasos desde la estación General Belgrano a unos 1187 metros sobre el nivel del mar, el punto máximo superará los 4000. Por lo que se recomienda caminar poco en las bajadas y respirar profundo. También suelen ofrecer hojas de coca para masticar y pasar el apunamiento. (continúa)

Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios