Banner
Una práctica que incluye a niños y adultos con capacidades especiales
Escuela de Esquí Adaptado Alpino del Complejo Las Leñas PDF Imprimir Correo electrónico
Entrevistas

AGENCIA TUR NOTICIAS (22 DE JUNIO 2011).- Las Leñas es el centro de esquí más alto de Argentina, cuya base se encuentra ubicada a 2240 metros de altura sobre el nivel del mar, y su cumbre a 3.430 metros. La novedad es que la majestuosidad de esa montaña también puede ser disfrutada por los turistas con capacidades especiales.

Año a año, se acrecienta la demanda del Esquí Adaptado Alpino, una modalidad del deporte de nieve que puede ser practicado por personas que padecen distintos grados de imposibilidad física o alguna dolencia, como mal de Parkinson, lesiones, entre otros. La combinación de nieve, adrenalina y velocidad puede ser disfrutada por todos gracias a las adaptaciones y los equipos necesarios.


La modalidad surge desde que los combatientes de Vietnam regresaron a su país con amputaciones y lesiones, y se creó un programa especial de deportes adaptados, entre los cuales destaca el esquí. Según Christian Alias, creador y entrenador del único Equipo de Esquí Alpino Adaptado de Argentina, que representó por primera al país en los Juegos Paralímpicos de Vancouver 2010; en la actualidad, muchos países del mundo la practican, en especial: Estados Unidos, Canadá, México –que no tiene alpinismo, pero los interesados van a Estados Unidos-, Chile, Armenia, Japón y otros.


En Argentina son varios los centros de esquí que, en temporada invernal, ofrecen también esta opción para turistas especiales. Una de ellas es la Escuela de Esquí Alpino del Complejo Las Leñas, en Mendoza.

“En Argentina, es un poco nuevo, entre comillas –reflexiona Alias- . Comenzó en Bariloche. En Las Leñas toma forma cuando Valeria y yo introdujimos el programa a través de un curso en el que titulamos a 10 instructores”.

¿Cuál es la demanda del esquí adaptado?
Cada vez tenemos más instructores porque la demanda ha ido creciendo todos los años.

¿Llegan esquiadores de otros países?
-Sí. Principalmente de Uruguay, Estados Unidos,  Francia y España. Por cambios de temporadas.

¿Cómo beneficia el esquí adaptado al turismo nacional?
-Los centros de esquí, poco a poco, se van dando cuenta de cuán importante es abrirse en este aspecto. Hoy en día, todos los centros de esquí del país están implementando el programa. En la Asociación Argentina de Instructores de Esquí y Snowboard se dictan cursos a instructores, antes necesitábamos que vinieran instructores de otros países a capacitar o teníamos que ir a capacitarnos al exterior.

Escuela para todos
El programa de Las Leñas ofrece clases confiables especializadas en:
Discapacidades cognitivas y del desarrollo.
“Tres Huellas”, para discapacitados de una pierna.
“Cuatro Huellas”, para discapacitados de ambas piernas.
“Mono-Esquí”, para discapacitados con fuerza en la parte superior del tronco.
“Bi-Esquí”, para discapacitados de piernas y brazos.
No vidente.

Valeria Grandinetti, representante del Complejo y Team Manager del Equipo Paralímpico Argentino, explicó que la escuela de Las Leñas se oficializó en el 2003 cuando la fundación española Deporte y Desafío dictó el curso especial de esquí adaptado. Desde entonces trabajan en beneficio de los turistas con limitaciones físicas y psíquicas que deseen aprender a esquiar.


La Escuela de Las Leñas comparte los programas e intereses de otras instituciones europeas especializadas en el tema. Según Grandinetti  “la Escuela Europea de Esquí trabaja con el mismo programa que nosotros, en el Complejo Sierra Nevada, y la Fundación También es otra fundación española que vino a darnos el curso, y a ellos le compramos los primeros materiales”.

-¿Qué tipo de adaptaciones de infraestructura hubo que hacerle al complejo Las Leñas para cumplir con los requisitos del esquí adaptado?
-Varias y estamos trabajando en eso, tenemos baño para discapacitados, ascensores y más rampas. En el Rental tenemos a disposición el material para personas con discapacidades motrices. Igualmente el personal está capacitado por Christian Alias, quien es delegado de la Aadides, Asociación Argentina de Instructores de Esquí y Snowboard, e instructor de la Escuela Las Leñas.

-¿Cuál es la mayor demanda en los tipos de esquí adaptado?
-Por lo general, atendemos personas con discapacidades motrices: amputados, gente con lesiones sencillas. En menor medida se atienden personas no videntes.

-¿Qué beneficios físicos o psicológicos aporta este deporte a los usuarios?
-Todos. Hay un caso especial de un chico llamado Yany. Tiene 7 años. Sus papás siempre vienen al centro y lo dejaban en la guardería. Cuando Christian comenzó a darle clases, el chico aprendió a deslizarse. No frenaba, ni giraba como otras personas, solo se deslizaba por la nieve. A la semana, los abuelos, también clientes de Las Leñas, contaron que Yany se tiró por primera vez del tobogán del jardín de infantes. Aprendió y le gustó la sensación de deslizarse.

- ¿Tienen alguna vinculación con otras escuelas, por ejemplo el Centro Chapelco de Neuquén?
-Sí. Trabajamos en conjunto porque en el equipo paralímpico hay chicos de Bariloche y Esquel y entrenan en Chapelco. Esos chicos fueron este año al campeonato de Holanda. Funciona como la selección nacional de futbol, que los jugadores están en varios equipos y se unen para representar al país.

- ¿Hay alguna organización internacional que regule la práctica del esquí adaptado?
-En Argentina no hay regulación, tampoco hay una organización mundial. Pero hay varias fundaciones en España que capacitan, y Christian Alias siempre está en contacto con ellos.

Un esquiador, trae cinco más
Trabajando en conjunto, Valeria Grandinetti, Christian Alias y sus instructores brindan asesoramiento a todo aquel que esté interesado en el esquí adaptado, un deporte que, cada año, atrae nuevos turistas a la Argentina.

Christian Alias concluye que los centros de esquí se han dado cuenta de que al insertar el programa de esquí adaptado, no sólo se beneficia a las personas que lo necesitan,  sino que también le dan un valor agregado a su centro. Además, estudios recientes señalan que por una persona que practica esquí, lo acompañan cinco (amigos o familiares), lo que le da un plus al turismo nacional.


Esquí adaptado en el sur…
El esquí adaptado está orientado a la instrucción y estímulo de nuevas habilidades en personas con discapacidad física y/o mental, a través del deporte y la recreación.
Las tarifas varían según la temporada (especial o regular). Van de 270 a 1790 pesos por persona. Y el alquiler del equipo para esquiar es de 96 a 1700 pesos por persona.
Es un valor agregado importante al turismo de inclusión en la Argentina, puesto que un mayor número de personas tiene acceso al disfrute de la naturaleza y la recreación.

 

No tiene derechos para añadir comentarios