Banner
Puerta de ingreso a la Patagonia argentina
Viedma: naturaleza y deportes en la Capital de Río Negro PDF Imprimir Correo electrónico
El circuito recorre vestigios arqueológicos, iglesias y museos en los poblados correntinos de Yapeyú, La Cruz, San Carlos y Santo Tomé. Una travesía que descubre la casa natal del libertador San Martín, un reloj de sol del siglo XVIII y balnearios a la vera del río para disfrutar de la naturaleza.




Reconocida como Capital Histórica de la Patagonia desde finales del siglo XIX, la ciudad de Viedma se constituyó poco tiempo después en sede capitalina de la provincia de Río Negro. Una urbe ribereña que busca posicionarse entre los principales destinos turísticos que ofrece la región, junto a San Carlos de Bariloche, Las Grutas y El Bolsón.

La urbe está emplazada sobre la margen sur del río Negro, a unos 30 kilómetros de su desembocadura en el Océano Atlántico, y es ideal para la práctica de deportes náuticos, como canotaje y kitesurf; disfrutar de atractivos naturales, entre acantilados, balnearios y reservas de fauna marina; y visitar emprendimientos rurales que se dedican a la cría de animales y cosecha de frutas y verduras.

Viedma está separada de la provincia de Buenos Aires por el río que la bordea y fue creada antiguamente como un fuerte único junto a la localidad de Carmen de Patagones, a la que está unida hoy por dos puentes carreteros, uno de ellos traído especialmente de Alemania.

Portal de la Patagonia
Marcela Elli, subsecretaria de Turismo del Municipio de Viedma, comentó que la ciudad “es un destino emergente que está consolidándose para una demanda regional, nacional y, por supuesto, internacional, sobretodo aprovechando la localización de Viedma que es la Capital provincial y porque, al estar en el norte de la región, se constituye como uno de los ingresos a la Patagonia”.

En diálogo con Tur Noticias, Elli aseguró que en los últimos años comenzó a sentirse la demanda del turismo internacional y afirmó “que las visitas crecen año a año, principalmente de los itinerantes que van descubriendo de a poco la Patagonia. Con destino a Bariloche o los Hielos del sur, pasan por la ciudad para ver atractivos como la Colonia de Loros Barranqueros que anida en El Cóndor, a unos 80 kilómetros de Viedma, y los acantilados sobre el mar”.

Explicó que los atractivos naturales son los más requeridos por la demanda internacional y ayudan en la región a romper con la estacionalidad del verano. “Sabemos que son propuestas para todo el año y que además atraen a un segmento muy específico como es el que se dedica al estudio de aves, está la colonia de loros barranqueros, que es numerosa y permanente, pero además hay más de 120 especies de aves marinas que anidan en la desembocadura del río Negro y están convocando muchísimo turismo extranjero”.

Paz y naturaleza
Desde la ciudad de Viedma, uno de los paseos más atractivos a través de la Ruta Provincial 1 es el denominado Camino de la Costa que bordea numerosos acantilados -de una altura promedio de 50 metros- a lo largo de 180 kilómetros, entre El Cóndor y Puerto San Antonio Este. Un área para el avistaje de fósiles marinos y pisadas de aves y mamíferos que habitaron hace millones de años la región.

El Cóndor se ubica a sólo 20 minutos de Viedma, y es ideal para disfrutar del sol y la playa.
En el camino, una de las paradas recomendadas es el Mirador Ceferino Namuncurá, donde se inauguró hace poco tiempo el sendero turístico Ceferino-El Faro, que recorre los médanos y ofrece al viajero referencias históricas y geográficas de la región.
La excursión deriva en el Faro de la Barra del río Negro, inaugurado en 1887, la señal más antigua del país de la Argentina. Se trata de una torre de 13 metros, cuyo rayo de luz es visible a más de 25 kilómetros. Las visitas son martes jueves y sábados de 10 a 13.30 y de 17 a 19 horas.
Finalmente, la Colonia de Loros Barranqueros, posee unos 35 mil nidos activos de esta especie -la más grande que existe en el mundo-, emplazados a lo largo de 12 kilómetros de acantilados que dan al Océano.

Actividades recreativas
Consultada sobre los atractivos locales más importantes, Elli señaló que a los días de sol y playa se suman avistajes de fauna marina en la Reserva Provincial Punta Bermeja, a unos 33 kilómetros de El Cóndor, donde se desarrolla la primera colonia de lobos marinos de un pelo de la Patagonia.

En el sitio fueron construidos más de 300 metros de pasarelas para el avistaje de muchas otras especies, entre aves costeras, orcas, ballenas, delfines y elefantes marinos. La reserva posee un Centro de Interpretación, donde los visitantes encuentran fotos y textos explicativos.

Pura adrenalina
Otros de los atractivo de Viedma destacados por la subsecretaria de Turismo municipal, fueron los deportes de agua y viento. “Tenemos muchos representantes a nivel internacional, en disciplinas que quizás son poco comunes, y notamos que es una demanda cada vez más amplia, tenemos una pista que está entre las más grandes a nivel regional y los deportistas están buscando esto, más allá del calor o el frío”, resaltó.

El río Negro es el mayor de la Patagonia Argentina y uno de los cinco más caudalosos del país. En sus aguas se desarrolla la pesca, paseos en catamarán, travesías guiadas de kayak y actividades náuticas, como canotaje o velerismo. En la zona de las islas, también es habitual el avistaje de patos, cisnes, gallaretas y toninas, que en invierno ingresan desde el mar para brindar un espectáculo único.

Para la práctica de windsurf y kitesurf existen áreas específicas para cada nivel: los principiantes eligen las costas de la ciudad de Viedma, y los avanzados, practican en la desembocadura del río Negro, donde hay una pista de slalom; o, en el mar, para saltos y freestyle.
La extensión de las playas y las ráfagas de viento también facilitan el desarrollo de carrovelismo, un vehículo con tres ruedas y una vela, que supera en velocidad los 135 kilómetros por hora.

Desafíos pendientes
Para posicionar a Viedma entre los principales destinos de Río Negro, Elli resaltó que trabajan junto al Ministerio de Turismo provincial para mejorar la conectividad de la Capital. “No tuvimos por mucho tiempo la conectividad que se debía, pero ya nos adelantó el ministro Ángel Rovira Bosch que se está trabajando arduamente para sumar vuelos de diferentes empresas con conexión directa”, expresó.

Además, aseveró que potenciarán el funcionamiento del Tren Patagónico –actualmente fuera de servicio- que conecta a la Capital con la ciudad de San Carlos de Bariloche. “Mucha gente viene con su auto particular desde Buenos Aires y en Viedma sube al tren para ir conociendo la meseta, hacer alguna parada en la Línea Sur y terminar en la zona de montaña”, señaló.

“De esta forma, en cuatro o cinco días el turista conoce en un mismo viaje el mar, la meseta y la montaña; el tren fue una de las vías que permitió trabajar con este tipo de turismo, ya que contempla varios puntos y Viedma está incluida, por eso esperamos volver a tenerlo en marcha pronto”, finalizó.

Datos útiles
Otras visitas imperdibles son: la Manzana Histórica con edificios de finales del siglo XIX; la Residencia de los Gobernadores; el Museo Salesiano “Cardenal Cagliero”; y, el Museo del Agua y del Suelo, de características únicas en su tipo.
Los establecimientos rurales ofrecen jornadas de campo con almuerzos criollos, actividades para toda la familia, cabalgatas, paseos en sulky, observación de procesos productivos y  degustación de productos regionales sin conservantes, ni agregados químicos.
Las tarifas de hospedajes en cuatro estrellas son de U$S 170; en tres estrellas, desde U$S 105; y, hay opciones más accesibles, por debajo de los U$S 60.

Cómo llegar
Uno de los principales accesos a Viedma desde Buenos Aires y desde la zona sur de la Patagonia es la Ruta Nacional 3, que recorre gran parte de la Argentina.
En la ciudad hay una terminal de ómnibus, una estación de ferrocarril y un aeropuerto; además, existe un servicio de lanchas que cruza el río desde Carmen de Patagones.
La distancia a Buenos Aires es de 963 kilómetros y a Bariloche 844.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios