Banner
Ecología y arte en la Comarca Andina
El Bolsón: refugio de artesanos
Ecología

AGENCIA TUR NOTICIAS (8 de junio de 2011).- Ubicado en el ángulo que forma la Cordillera de los Andes y el Paralelo 42, en la provincia de Río Negro, El Bolsón es un destino atractivo por la tranquilidad y hospitalidad de su gente. Ante un majestuoso paisaje compuesto por cerros, cascadas y profundos ríos, ofrece descanso y actividades para todos los gustos.

El pequeño poblado integra la Comarca Andina y está situado al sudoeste de la provincia de Río Negro. Se trata de un pintoresco y colorido valle, con una impronta personal que será difícil de olvidar. Un apacible lugar donde encontrar buen clima, ricos platos regionales y las aventuras más extremas. Excelente productor de lúpulo, se caracteriza por tener las mejores cervezas artesanales de la región, y por lo cual cada febrero se celebra allí su Fiesta Nacional.  Además, hay una gran variedad de frutas finas, y las huertas suelen ser orgánicas, lo que otorgan a las comidas un sabor muy particular.

El carácter distintivo de El Bolsón está dado por los artesanos que hace años comenzaron a radicarse en la región y trabajan la madera, el cuero y los hilos, entre otras cosas. Es por ello que cada martes, jueves y fines de semana entre las 10 y las 14, en la Plaza Pagano (centro del pueblo) se congregan más de 300 puestos. Un circuito imperdible donde verá formas, colores y texturas que representan la idiosincracia local.

Fundada en 1926, la ciudad mantiene aún un aspecto aldeano con calles de tierra y edificaciones bajas, en piedra y madera. Situada al pie del Cerro Piltriquitrón, ofrece una activa agenda cultural, museos y recorridos activos. Con una infraestructura totalmente preparada para recibir al visitante, en pleno invierno posee un pequeño centro de esquí, salidas en mountain bike, cabalgatas, parapente, pesca, agroturismo y otras opciones.

Sabores y aromas
La ciudad ofrece una gran riqueza de productos regionales para degustar y llevar, como quesos, yogures y dulces de leche. En los criaderos de truchas, se pueden observar los procesos de engorde y ahumado. Y las más destacadas son las frutas finas con las que se hacen mermeladas, licores y helados. Una parada imperdible es la Heladería Jauja, donde probar gustos extravagantes como anaranjibre, mate cocido con tres de azúcar o calafate con leche de oveja. El secretó está en que todo es casero y orgánico. Para no perderse está el cordero, pastas rellenas con trucha y salsas de hongos de ciprés o agridulce, y la humeantes sopas de rosa mosqueta.(continúa)


 

Para acceder a la nota completa solicítela a través de info@turnoticias.com.ar

 

No tiene derechos para añadir comentarios