Banner
Un mundo arquitectónico variado y exótico
Buenos Aires, las mil y una ciudades
Cultura

AGENCIA TUR NOTICIAS (15 de junio de 2011).- Los edificios porteños hacen también de esta ciudad un destino atractivo para recorrer desde una perspectiva diferente. Para quienes gustan de los detalles, caminar mirando hacia arriba le devolverá una postal única. Una mezcla de estilos que describen los diversos momentos históricos por los que atravesó esta urbe desde sus orígenes.

Entre los mil y un recorrido que nos ofrece la Ciudad de Buenos Aires, meca de la cultura en Latinoamérica, existe uno que invita a colocarse una especie de ojo de pez e intentar captar con una amplia panorámica los edificios más emblemáticos que la constituyen. Casonas, iglesias, museos, bancos y teatros construidos con diversos estilos que le dan un marcado aire cosmopolita y que dejan entrever las más profundas raíces de la colonización y posterior inmigración europea.

Con toda esta riqueza arquitectónica, a la vez exótica y variada, la city porteña permite a sus visitantes caminar mirando el cielo para descubrir secretos que suelen pasar por alto a diario. Incluso, para los más aventureros, las calles proponen desandar camino en bicicleta una soleada tarde de domingo, para evitar el gran tránsito. Los circuitos y atractivos son inacabables, se extienden por los diversos barrios. Desde el aire sureño de La Boca y San Telmo, hasta las versiones más glamorosas de Retiro y Recoleta.

Para quienes buscan un paseo que desentrame los múltiples sellos dados a la Ciudad, encontrará edificios significativos y famosos como el Teatro Colón o la Catedral Metropolitana, pero también existen otros menos conocidos que le dan originalidad. Muchas de estas obras llevan al viajero hacia el modernismo como el Yatch Club Argentino en Puerto Madero, el racionalismo del teatro Gran Rex, la versión contemporánea de las torres Catalinas, y las tendencias más recientes que se evidencia en obras como el Museo Xul Solar o el Malba de Palermo.

Como muchas otras ciudades, Buenos Aires comenzó siendo una cuadrícula de escasas manzanas, sobre la orilla del Río de la Plata. El desarrollo fue acompañado por el transporte, se fueron sumando cuadras y cada avenida tomó una temática diferente. Avenida Corrientes, como sede de teatros, cafés y librerías; Avenida de Mayo, la gran vía rica en edificaciones con la impronta del art nouveau, muchas de ellas destinadas a edificios públicos, hoteles, como el tradicional Castelar, desde su nacimiento en Plaza de Mayo hasta culminar en el Congreso de la Nación. Esta construcción es obra de Vittorio Meano, inaugurado en 1906 bajo un academicismo italiano, en el que se destaca la inmensa cúpula de 85 metros. (continúa)


Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios