Banner
Una de las cuevas rocosas más grande de la Argentina
Caverna de las Brujas: espeleísmo en Mendoza
Distante una hora desde la ciudad de Malargüe, La caverna de las Brujas es una reserva natural protegida del Cuyo argentino. Fue encontrada en los años '40 dentro del Cerro Moncol, a 1.930 metros de altura. La travesía guiada explora el interior de esta “caverna viva” y descubre milenarias estalagmitas y estalactitas.

 

La ciudad de Malargüe, integrante del Circuito Sur que conforma turísticamente la provincia de Mendoza, propone a los viajeros de espíritu aventurero el descubrimiento de una caverna en la que hace cientos de años diversas culturas aborígenes realizaban sus rituales. Descubierta hace poco más de 70 años, desde 1990 es una Reserva Natural Protegida a la que se accede únicamente con guías especializados.

Se trata de la Caverna de las Brujas, una de las cavidades en piedra caliza más grandes del país, ubicada en plena región cordillerana del Cuyo argentino. Un sitio que alberga estalagmitas y estalactitas con una antigüedad de entre 150 y 180 millones de años, condiciones que la convierten en un sitio de características únicas en toda Sudamérica.

La actividad por excelencia que allí se practica es el espeleísmo, que explora cavidades geológicas naturales a través de técnicas y equipos específicos de descenso y desplazamiento. Si bien recorre laberintos prácticamente a oscuras, es una aventura apta para toda aquella persona mayor a los siete años que no sufra de claustrofobia y tenga ganas de vivir una experiencia diferente.

Inicio de la aventura
Para realizar la excursión a la Caverna de las Brujas una de las condiciones obligatorias es la contratación de un guía residente en la localidad de Malargüe, en algunas de las agencias de turismo locales. Luego, el viaje conduce al sur del territorio a través de la Ruta Nacional 40 -que une casi 5 mil kilómetros de la Argentina- hasta el Cerro Moncol, cercano a la localidad de Bardas Blanca.

Para llegar al sitio, es poco más de una hora de viaje desde la ciudad de Malargüe, y una vez en acceso se recorren otros ocho kilómetros hasta el comienzo de la travesía que conduce a la caverna, ubicada a 1.930 de altura. En los alrededores, la zona es árida y de escasa vegetación, entre cordones montañosos que no superan los 4 mil metros de altura.

La Caverna de las Brujas es visitada anualmente por más de 10 mil personas y alberga en su interior extravagantes formaciones minerales generadas por las fracturas simples que produjeron hace millones de años al emerger a la superficie los mantos rocosos. Para la promoción del turismo, se colocaron en la zona habilitada para travesías, elementos de seguridad y un moderno sistema lumínico. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios