Banner
Adrenalina, vértigo y diversión para todos los gustos
Argentina extrema
Dormir con tiburones, escalar un glaciar, volar en parapente y cruzar la Cordillera de los Andes a caballo son algunas de las propuestas que el país ofrece de Norte a Sur. Ideal para los amantes de la naturaleza, los deportes y la aventura, son travesías que ponen a prueba el espíritu y buscan la máxima satisfacción personal.



Cada vez son más los viajeros que, cansados de las clásicas vacaciones de relax en la playa o en una gran ciudad, deciden incursionar en nuevos destinos totalmente preparados para la aventura y en pleno contacto con la naturaleza. La Argentina es uno de los territorios latinos que más variantes ofrece por las cambiantes características geográficas que posee, entre volcanes, desiertos, ríos y montañas.

Agencias especializadas ofrecen paquetes diarios o por varias jornadas con alojamiento, traslados y comidas incluidas. En los diversos itinerarios, generalmente, se ponen a prueba algunas dotes deportivas, y la mayoría aportan una importante cuota de riesgo, vértigo y adrenalina. Hay diversas modalidades y también se especifican los tipos de dificultades, ya sea baja, media o alta.

El dato imprescindible para que la aventura sea placentera es atender a cada una de las recomendaciones que brindan los guías especializados que acompañan la travesía. Para la mayoría de estas actividades, no es necesario tener conocimientos previos, ya que de manera habitual son las mismas prestadoras de servicios las que brindan charlas informativas, así como el equipamiento necesario para llevar a cabo las pruebas.

Para todos los gustos
La ciudad balnearia de Monte Hermoso, ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires,  ofrece olas y  vientos ideales para el aprendizaje de kitesurf, una mezcla de parapente y windsurf:
Para entender cómo funciona y se desliza la tabla mar, se aconseja un curso de iniciación.
El viajero tendrá así el primer contacto con el equipo y el funcionamiento de cada una de las partes, además de las medidas de seguridad y las técnicas para “navegar el mar”.
Un curso inicial básico de dos días y unas cuatro horas de aprendizaje cuestan desde U$S 185.

Entre las experiencias más novedosas en provincia de Buenos Aires, y muy cerca de la Capital Federal, se encuentra la de dormir una noche rodeado de tiburones en el Bioparque Temaikén:
Recomendada para hacer en familia, incluye una cena bajo las estrellas y actividades con animales. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios