Banner
Circuito al noroeste de la provincia de Buenos Aires
Ruta del Arándano: sabores alternativos del Paraná
Una nueva travesía gourmet por las localidades bonaerenses de San Pedro, Zárate y Baradero invita a degustar exquisiteces dulces y saladas a base de frutos rojos, así como descubrir los procesos de cosecha y producción. A una hora y media desde la Capital Federal, el itinerario incluye salidas de pesca, paseos náuticos y museos.

 

Luego de la crisis económica que atravesó la Argentina hace poco más de diez años, surgieron en el país numerosos emprendimientos creativos pensados para generar recursos de manera alternativa. Y una de estas iniciativas en los campos fértiles de la provincia de Buenos Aires fue, sin duda, las plantaciones de arándanos, desarrolladas para el consumo interno y la exportación.

Esta idea gourmet creció a lo largo de los años y recientemente se conjugó con el turismo para dar lugar a una nueva ruta temática que transita por las localidades bonaerenses de San Pedro, Zárate y Baradero, en plena Pampa Ondulada. Un circuito de relax y entretenimiento, a través del cual se visitan diversos establecimientos productores, ubicados a lo largo de la Ruta Nacional 9.

La propuesta de esta nueva Ruta del Arándano incluye no sólo la degustación de recetas dulces y saladas a base de arándanos, sino también conocer cuáles son los procesos de cosecha y elaboración de los derivados de este “fruto del bosque”, reconocido mundialmente por sus cualidades hipocalóricas, antioxidantes, nutritivas y medicinales.

Propiedades de excelencia
Conocido también como “mirtilo”, “muérdago”, “anavia” o “ráspano”, el arándano es considerado a nivel internacional como la “fruta del siglo XXI”, por sus comprobados beneficios para la salud. Un producto de calidad que, a escasos 150 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, su sumó a los tradicionales cultivos de duraznos, cítricos y ciruelos, así como a las siembras de soja, maíz, trigo y girasol. 

De buen sabor, el arándano es una fruta que permite su degustación apenas es desprendida del árbol, sin necesidad de ser lavada o pelada. Y en la Argentina se cosecha durante los meses de verano, contrario a lo que sucede en el hemisferio Norte, donde se encuentra la mayor producción mundial (98%), característica que generó de inmediato muy buenos resultados para la exportación.

El arándano es de origen silvestre, se adapta a infinidad de recetas y es muy fácil de cocinar. En el país utiliza en platos tanto dulces como salados, fríos o calientes; también en jugos, helados, productos de repostería e, incluso, ensaladas. Un producto sano y natural que logró integrarse rápidamente a las cartillas de los más refinados restaurantes para acompañar pastas, carnes o postres. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios