Banner
Viñedos, aventura y huellas milenarias
Un atractivo paseo por El Corredor del Bermejo

AGENCIA TUR NOTICIAS (10 DE MAYO 2011).- La provincia de La Rioja, en la región Cuyana, es una de las zonas que mayores riquezas culturales y geológicas posee. Allí, la naturaleza parece haber sido más que generosa y extensos kilómetros casi despoblados ofrecen escenarios únicos. Un espacio que brinda la posibilidad de diversos recorridos, como el del Corredor del Bermejo, poseedor del Parque Nacional Talampaya, el Provincial El Chiflón y la Reserva Laguna Brava. 


Una de las provincias que no pueden dejar de visitarse en la Argentina, es sin dudas, La Rioja. Allí, es temporada todo el año, con un clima árido casi desprovisto de humedad y vientos, genera el escenario ideal para disfrutar algunas de las mejores obras que pudo haber erigido la naturaleza. Bajo un sol casi siempre generoso, la mejor época para recorrer este suelo cuyano -donde predominan el rojo y el ocre-, es entre mayo y septiembre. Pequeños poblados que atesoran impactantes paisajes caracterizan este recorrido por el Valle del Bermejo, a la vera de la RN 76, cuyo límite es la Cordillera, por donde se puede ingresar desde Chile. Un paseo que invita de manera constante a descubrir múltiples formaciones y petroglifos que generaciones pasadas dejaron al pasar.
El recorrido puede iniciarse en la capital provincial donde se encuentran numerosos atractivos relacionados con la historia y la cultura que valen la pena visitar. Ya en dirección al oeste es posible adentrarse en el Parque Provincial El Chiflón, que introduce al viajero en lo que será uno de los relatos geológicos más completos. Se pueden hacer caminatas para identificar los procesos de sedimentación que por miles de años dieron origen a las extrañas formaciones que lo componen. Es un área protegida de alto valor paisajístico, ecológico y cultural, donde podrán apreciarse troncos petrificados y el vuelo de algún cóndor.

Imponencia y atractivos
Unos cuantos kilómetros más hacia el noroeste, pasando por el límite con Catamarca, y bajo una quietud y un silencio casi absoluto, podrá verse el Parque Nacional Talampaya, otro de los territorios argentinos declarado por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Ciudad Perdida y Cañón del Arco Iris, son dos de los recorridos obligados. Hay servicios de transporte, guías permanentes y gastronomía. Son unas 270 mil hectáreas protegidas de fuertes contrastes orográficos, que conforman desde desiertos blancos hasta imponentes murallones, y extravagantes formas pétreas. Con una flora autóctona variada entre algarrobos y cardones, y una fauna representada por zorros, guanacos y ñandúes, entre otros.
Villa Unión es una de las ciudades más cercanas donde se ofrece una amplia variedad de alojamientos. Entre las excursiones, están los Laberintos de Anchumbil, una caminata corta por pasadizos y huecos que la misma erosión generó donde se ven pinturas rupestres y vestigios de los diaguitas. En General Lamadrid, podrán adquirirse telares y trenzados en cuero. En los Nevados de Famatina se desarrollan diversas actividades de montaña, y se puede hacer turismo minero y geológico en las zonas del Infiernillo y La Planchada.

Buceo a 5 mil metros de altura
Casi pegada a la Cordillera y a unos 350 kilómetros de la capital riojana, está Vinchina desde donde se accede a la Reserva Laguna Brava, décimo segundo Sitio Ramsar de la Argentina (convenio regional e internacional para la conservación y uso racional de los humedales). Un humedal característico por la presencia de flamencos y un color blanco producto de la alta salinidad. Es de origen volcánico y está rodeada por altos cerros como el Veladero. Poseedora de una belleza agreste digna de las mejores fotografías, a las que contribuyen los restos de un avión estrellado. Sólo para los más exploradores, es posible ascender hasta unos 5 mil metros de altura y llegar al Crater Corona del Inca, al pie del Monte Pissis, donde -según el libro Guinness- es posible practicar buceo en el récord de altura en el mundo.

Degustación y paseo
El emprendimiento turístico Chañarmuyo, es otro de los atractivos de la zona donde además de hospedarse y disfrutar el paisaje, se podrán degustar los mejores vinos riojanos. Sobre una antigua finca de frutales, cobró forma la bodega y los viñedos San Gabriel, con una posada que ofrece paquetes de tres y cuatro noches, con pensión completa por día a 150 dólares con base doble. El turismo enológico aquí une la cultura aborigen con la actual a través de la producción de la tierra. Se ofrecen cabalgatas por Talampayita, trecking por los cerros, o tranquilos paseos por los cercanos poblados de Angulos, Santo Domingo y Campanas.
(continúa)



para acceder a la nota completa solicítela a tra ves de info@turnoticias.com.ar


 

No tiene derechos para añadir comentarios