Banner
A orillas del río Salado
Santo Tomé: destino santafesino costero y cultural
Distante apenas 10 kilómetros de la ciudad Capital de Santa Fe, esta urbe cargada de historia ofrece en pleno Litoral argentino una propuesta veraniega con entretenimientos para todos los gustos y edades: playas, salidas de pesca, museos, carnavales y uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del país.



Separada de Santa Fe de la Vera Cruz (Capital provincial) por el Puente Carretero que cruza el río Salado, la ciudad costera de Santo Tomé se posiciona como un nodo comunicacional dentro del territorio santafesino. A poco más de 10 minutos de la Capital santafesina, Santo Tomé se ubica en el centro este de la provincia, unos 500 kilómetros al norte de la Ciudad de Buenos Aires, a la cual se accede por Ruta 11.  

Protagonista de un itinerario imperdible cada temporada estival, por la tranquilidad de sus playas y balnearios, es conocida como Capital Provincial del Folclore por el Festival Paso del Salado, que se realiza cada diciembre. También organiza durante los meses de verano diversos espectáculos que dan cuenta de la cultura local. Algunas de estas celebraciones son la Fiesta de los Balnearios y los Carnavales, que se preparan para mediados de febrero.

Rastros del pasado
San Tomé alberga entre sus riquezas culturales uno de los sitios arqueológicos de mayor importancia descubiertos en la Argentina. Algunos de estos vestigios milenarios son exhibidos en los museos locales, donde se suman otras expresiones artísticas y registros de la historia.

Se trata del Río Salado Coronda II, sitio arqueológico ubicado en Adelina Este; un yacimiento hallado hace poco menos de 10 años, a través del cual se da cuenta de los sistemas socioculturales que se desarrollaron en la región hace cientos de años.

El equipo de investigadores, guiados por la licenciada Rosario Feulliet, localizó allí uno de los registros bioarqueológicos más completos de la región y numerosos objetos, entre elementos de cerámicas utilizados para cocinar y transportar agua, cuentas ornamentales y restos de instrumentos de roca, que remiten a la vida de los antiguos pobladores.

A raíz de este hallazgo se conformó una muestra arqueológica denominada “Lo que la tierra nos cuenta”, expuesta en el Museo Histórico de la ciudad, donde se sumaron otros objetos encontrados, como huesos de animales y restos humanos, en virtud de los múltiples enterratorios encontrados, a los que se estima se les daba un gran valor espiritual. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios