Banner
Recorrido por centro vitivinícola más importante de Sudamérica
Mendoza vive a pleno la temporada de vendimia
Integrante de la región argentina de Cuyo, Mendoza es la principal productora de vinos del país y cuna del mejor Malbec. De enero a marzo, el territorio se viste de fiesta con espectáculos y shows que tienen como broche de oro la Fiesta Nacional de la Vendimia. Bodegas industriales y artesanales invitan a participar de las cosechas.



En tierras mendocinas, distantes por más de mil kilómetros de Buenos Aires, el viajero aprenderá que con la llegada del verano el blanco de la nieve que cubre los picos de las montañas se convierte en el rojo intenso de los mejores vinos nacionales. Al menos así lo aseguran los enólogos que reciben al turista en esta región argentina de Cuyo, custodiada de cerca por la Cordillera de los Andes que la separa del vecino país de Chile.

“Vendimias es Mendoza”, rezan como lema las agencias turísticas que ofrecen paquetes especiales para disfrutar este verano 2012 en los departamentos productores de cultivos de vid en la provincia. Un región integrante de la denominada Ruta del Vino en la Argentina también conformada por destinos como San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Neuquén y Córdoba.

Consagrada como Octava Capital Mundial del Vino, la provincia de Mendoza alberga 1200 bodegas y elabora anualmente casi 10 millones de hectolitros de vino, lo que la convirtió en el centro vitivinícola más importante de Sudamérica. Dentro de los circuitos posibles, hay travesías en bicicleta, cursos de cata y durante los meses de enero, febrero y marzo, los viñedos invitan a ser parte de la tradición en la cosecha.

Las mejores tierras
Los departamentos de Luján de Cuyo, Godoy Cruz y Maipú -cercanos a la Capital-, poseen la mayor cantidad de bodegas abiertas al público. La Zona Alta del río Mendoza, es la preferida del Malbec, con alturas que van hasta 1.100 metros. El Norte es apto para los blancos frutados y tintos jóvenes. La parte más alta y fría es el Valle de Uco, donde los vinos logran gran acidez. En San Rafael, se erigen cavas de gran trayectoria con espumantes de reconocida calidad.

La elección del terruño ideal para cada línea es una de las preocupaciones constantes de las bodegas. Si bien las primeras producciones en la Argentina se dieron hace cientos de años en Santiago del Estero, posteriormente Mendoza se instaló como uno de los lugares más benéficos. El clima seco, las aguas de deshielo y la altura de los suelos fueron elementos de suma importancia. (continúa)



Acceda a la nota completa llenando nuestro formulario de suscripción y reciba todas las noticias en su correo.

 

 

No tiene derechos para añadir comentarios